Cinco 'guerras del taxi'


Extracto del artículo: Cinco 'guerras del taxi' diferentes: así es el conflicto en París, Londres, Bruselas, Roma y Buenos Aires, publicado por:

LOS TAXIS RESISTEN EN PARÍS

La plataforma Uber se benefició durante la pasada década de un crecimiento fulgurante en París. Justo antes de la crisis del COVID-19, su hegemonía parecía irreversible, así como el declive del taxi. De tres millones de trayectos que hubo en la región parisina en 2019, 1,8 millones fueron realizados con VTC y 1,2 millones con taxis. Tras la pandemia, la situación se ha reequilibrado y el sector del taxi ha recuperado cierto dinamismo.

El coste de una de sus licencias aumentó de 115.000 euros en 2018 a 173.000 en la actualidad. Un precio todavía lejos del récord alcanzado en 2012, con 260.000 euros por un permiso.

Esta resistencia de los taxis parisinos se ha beneficiado de las incipientes presiones judiciales sobre el modelo Uber. Ante la exigencia de considerar asalariados en lugar de autónomos a sus conductores, la multinacional anunció recientemente un acuerdo para pagar un mínimo de 7,65 euros a sus conductores por cada trayecto.

Eso hizo que actualmente resulte más barato utilizar un taxi para trayectos de corta distancia. Además, estos últimos imitaron el modelo de las VTC al digitalizarse y utilizar coches de alta gama, como sucede con la empresa G7. Y cada vez más plataformas de VTC, como Uber, Bolt o Free Now, ofrecen la posibilidad de pedir un taxi.

VICTORIA SIN PRESTIGIO DE LAS VTC EN BUENOS AIRES

En abril de 2022 se realizó en la ciudad de Buenos Aires la última y masiva protesta de choferes de taxis contra Uber, Cabify y Didi. La alcaldía había prometido defenderlos frente a la nueva realidad, pero su gesto, así como los reclamos ante los tribunales, quedaron en la nada. Las apps de viajes modificaron de manera sustancial el transporte en la capital argentina y la movilidad urbana. El año pasado supuso en cierto sentido el triunfo de las plataformas de viaje, a pesar de los rezongos del sindicato de choferes. La pandemia favoreció los cambios. Cuando comenzó a circular el COVID-19 había en las calles 38.000 taxis. En la actualidad no superan los 15.000. Obtener uno de los tradicionales automóviles negro y amarillo puede convertirse en una dilatada aventura que las apps han capitalizado a su favor. De hecho, muchos extaxistas se pasaron a esas plataformas.

Pero la victoria está lejos de ser definitiva. Los usuarios de aplicaciones suelen quejarse en las redes sociales de la suciedad de los coches, el olor a cigarrillo, la velocidad excesiva, la falta de empatía de los conductores, modificaciones de los itinerarios y la cancelación abrupta de los viajes.

Según una encuesta de Focus Market y OH!, el 62% de los argentinos prefiere no viajar en un transporte pedido por una aplicación, salvo que no existiera otra alternativa. Y cuando lo hacen, muchos se quejan de las largas esperas y el alza de los precios.


MINICABS’, TAXIS Y VCT EN LONDRES

En Londres los ‘cabs’, los taxis tradicionales de color negro, compiten con un grupo cada vez más numeroso de VTC. Desde hace muchos años existen los llamados ‘minicabs’, que a diferencia de los taxis deben reservarse previamente. Los desplazamientos a los aeropuertos son su mercado más popular, gracias a una tarifa algo más barata, que se fija de antemano. Los dos grandes rivales de los taxis convencionales son Uber y Bolt y ambos se dedican también a la distribución de comida. Funcionan a través de una aplicación y se reservan desde el punto de partida de la carrera.