Fernando Ruano,

Orgullosamente transportista

Tarde de anécdotas y nuevos proyectos en el transporte público de la CDMX con dos referentes y conocedores del tema de los que siempre se aprende: Gonzalo López Abonza, Presidente de COTAC y Fernando Ruano, actual líder de la CAT y Empresario Transportista, acompañado del famoso Miguel Ángel Almaguer, y de un aguerrido y comprometido equipo de jóvenes, con quienes platicamos mientras disfrutamos de unos deliciosos cortes de carne y unas empanadas en la Casona Argentina. 

De familia de transportistas, Fernando Ruano comenzó a trabajar en 1976 en un Dodge '71, taxi sedán amarillo, placas 4750, que daba servicio de Taxqueña al Zócalo. En ese tiempo las placas de taxis y peseros eran del número 1 al 6,500. 

Nos hace la remembranza de Zorba, su padre, en la época que sonaba para ser secretario general de la Coalición de Agrupaciones Taxistas, la organización que concentraba los liderazgos del transporte del entonces D.F.: “Mi padre, en ese entonces, tuvo un altercado con Arturo Aguirre y Durazo, le movieron a la gente y lo tumbaron de líder. Le dolió mucho. Saliendo de la junta se fue a llorar a un parque de Huipulco donde hay un kisoco: Le quitaron la Ruta, ¡le quitaron todo!”. 

“En esa época, me levantaba a trabajar a las tres de la mañana, y como a los cuatro días de eso, me encuentro en la madrugada a Arturo Aguirre y a “Yoyo”, que era el hijo de Durazo, que acababan de chocar un coche americano, un Mercedes Benz. Me preguntó qué andaba haciendo, y le comenté que estaba por nacer mi hija Karyme y que andaba en chin... Me dijo Arturo que lo fuera a ver a la CAT al día siguiente”. 

“Arturo, muy pesado en sus bromas, cuando llegué me dijo: «Zorbita, que chi… su madre el Zorba», y yo le respondí, «Pues chin… primero a tu madre tú, ¿cómo ves?», lo que le dio risa. Entonces me dijo que me iba a dar un sitio, «Van a hacer una tienda muy chin…. en Periférico e Insurgentes, que se va a llamar Perisur, y el sitio es para ti». Yo le contesté que no sabía nada de sitios, y ¿con qué coches? Y me contestó que fuera por unos carros a Tacuba”. 

“Resulta que el sitio era de Alcántara del 147, y cuando inauguran Perisur pues aparece, y me dice: «Demuéstrame quién eres cabr…». Y pues ahí es mi primera anécdota “¡De aquí soy y aquí me quedo!” 

“Empecé con el sitio, convenciendo a los taxistas que andaban de piratas en Taxqueña, y que andaban haciendo el recorrido Villa Coapa - Xochimilco que se la dejaran a Ruta 1, y así fue como empecé”. 

“A mí no me gustaba participar. Yo me dediqué a trabajar, y tengo mucho que agradecer al papá de mi compadre Miguel Ángel, a Don Jorge Almaguer, me apoyó mucho con unas placas”. 

“En 1989, me puse a vender Microbuses en AISA. En 1991, estuve con Mangino. En 1994, entré a Havre. En 1995, me fui a Dina, que cayó en 2001, y quedé a la deriva vendiendo camiones. En el 2010, Volkswagen me otorgó una concesión que a la fecha la tengo el día de hoy. Yo mismo soy mi proveedor, yo tengo mis talleres”. 

“Para esto, en 1996 licitan la Ruta 100, y mi patrón me dijo: «¿Le entramos?», y le entré, con unas acciones bajas, pero al paso de los años les compré la empresa, porque ellos no son transportistas. Ahora salió en Acapulco la oportunidad del ACABUS, y en Playa del Carmen del PLAYABUS, y en eso estamos”. 

“Como ves, mi equipo de trabajo es muy joven, son chavas que solo necesitaban una oportunidad para demostrar su capacidad y han dado resultados. Venimos de trabajar. Actualmente nos estamos diversificando, nos dedicamos a la carga, a las cerveceras, estamos preparándonos para los cambios que vienen. Ya tenemos una propuesta de camiones que pueden llevar bicicletas en la parte delantera, ya se lo propuse al Secretario Lajous.”.

“Actualmente el más viejo de mis camiones es 2017. Ahorita acabo de meter puro 2022, y no con el dinero del gobierno, nosotros no hemos pedido bonos… Es correcta la política de la Jefa de Gobierno, desgraciadamente cuando compran los camiones con los bonos se incrementa su costo, porque existen muchos líderes que se aprovechan de esta situación”. 

“En el transporte hay muchas envidias. En la Ciudad de México, habemos muchos líderes, pero solo hay dos fuertes, lo reconozco, el Sr. Jesús Padilla y un servidor, aunque yo no puedo ser tan líder, porque yo soy el dueño”. 

¿Qué sigue para el transporte? 

Que los transportistas no se dejen de sus lideres ventajosos. Viene un cambio obligatorio porque la ciudadanía así lo exige. Ya no puede ser el microbuserito, el chofercito, tiene que ser reestructurado el transporte, las maquinas cobradoras, todo un sistema, será el paso a seguir. Tiene que desaparecer el hombre-camión, pero no dejarse de líderes que les quiten sus concesiones. 

Los ci